ENTRADA

Comparte en la red...
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin

¿Has creado una startup y necesitas dinero para desarrollar tu negocio? Desde que se produjo la crisis económica en España, los emprendedores han agudizado su ingenio para encontrar nuevas fuentes de financiación. Si quieres saber cómo lograr financiación para tu startup, te lo contamos.

Abrir tu propio negocio es una gran satisfacción, sobre todo porque vas a ser tu propio jefe, pero también significa tener que hacer frente a muchos gastos para llevar la empresa hacia delante. Si necesitas dinero, estas son las 5 formas que te proponemos para lograrlo:

  1. Fondos propios. Si comienzas tu actividad y tienes un poco de dinero ahorrado lo podrás invertir en tu empresa pero no olvides que puede que durante unos meses no tengas ingresos, por lo que tendrás que ser previsor. Otra buena opción es capitalizar el paro y recibir un solo pago para invertirlo en tu nueva empresa. Los requisitos para pedir la capitalización del paro son los siguientes:
    • No haber realizado ninguna actividad económica ni estar dado de alta en la Seguridad Social.
    • Tener pendientes de pago 3 al menos 3 meses de paro.
    • No haber solicitado el pago único del paro en los cuatro últimos años.
    • Acreditar que te has dado de alta como autónomo o que te has incorporado como socio trabajador a una cooperativa o sociedad.
    • No haber realizado la impugnación del despido.
  2. Amigos, familiares y conocidos. Las personas que tenemos a nuestro alrededor, nuestra pareja, grupos de amigos o padres, pueden ser otra fuente de financiación, pero es necesario que las cosas queden claras desde el principio y se regule la relación que va a haber. Si van a ser socios, es aconsejable que firmes un pacto de socios para definir qué aporta cada socio, qué responsabilidades va a asumir y cómo se le va a retribuir. Otra opción es que un familiar te preste dinero y, en ese caso, también habrá que documentar todo por escrito para evitar problemas en el futuro.
  3. Crowdfunding. Seguro que has escuchado hablar de esta forma de financiación. Se trata de plataformas en las que se publican proyectos emprendedores para recaudar fondos que provienen de pequeños mecenas. Se suele establecer una cantidad mínima necesaria para el proyecto, y si no se alcanza, se devuelve el dinero recaudado. El crowdfunding puede tener otra utilidad adicional y es la de testear si tu negocio puede ser viable. Si hay inversores interesados en inyectar dinero en tu empresa puede que tu idea tenga más probabilidades de tener éxito.
  4. Créditos para emprendedores. En el mercado existen créditos especialmente diseñados para emprendedores que se obtienen, en algunos casos, sin necesidad de aval, con posibilidad de carencia y con bajos intereses. Un ejemplo de este tipo de financiación son los créditos ICO.
  5. Financiación bancaria tradicional. Es la vía habitual de solicitar financiación, quieres montar una empresa, elaboras tu plan de negocio y se lo presentas al banco para que te preste dinero. En estos casos te pueden solicitar el cumplimiento de requisitos como: avales, contratación de seguros, planes de pensiones o tarjetas etc. Por lo tanto, no solo tendrás que analizar los intereses, sino todo el coste de la financiación.

Una startup requiere mucho esfuerzo para tener éxito y para lograr financiación. Si tienes dudas sobre algún aspecto relacionado con tu empresa, déjanos tu comentario y te ayudaremos.

 

Legal por Naturaleza:

Soluciones legales a nivel nacional e internacional.

error: Content is protected !!