ENTRADA

Comparte en la red...
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin

Durante estos días de confinamiento debidos a la crisis provocada por el coronavirus muchas empresas se plantean su viabilidad de cara al futuro. Se han hecho ERTEs y se han tomado otras medidas para ayudar a los negocios a seguir adelante, y una de las medidas puede ser el concurso de acreedores. En este post te cuento en qué consiste y cuáles son sus elementos básicos.

Solemos pensar que el concurso de acreedores significa el fin de una empresa o su cierre, pero no tiene por qué ser así. El concurso de acreedores trata de ayudar a una empresa en una situación de solvencia complicada para que pueda seguir adelante.

¿Qué es el concurso de acreedores y dónde se regula?

El concurso de acreedores es un procedimiento judicial que tiene por objetivo solucionar los problemas de falta de solvencia de una empresa. La idea es que todos los acreedores puedan cobrar y que el negocio continúe.

Se aplica tanto a autónomos como a pymes y grandes empresas. El concurso de acreedores se regula en la Ley Concursal.

En general, cuando una empresa tiene varios acreedores y no les puede pagar porque es insolvente, se pueden hacer varias cosas:

  • Ofrecer alternativas al pago.
  • Dar una solución igual a los deudores respetando la prelación de créditos.
  • Liquidar la empresa para pagar a los deudores.

¿En qué casos se declara el concurso de acreedores y cómo se solicita?

Para que se declare un concurso de acreedores debe existir una insolvencia actúa o inminente. Esto supone que la empresa no puede cumplir con sus obligaciones de forma normal y que para hacerlo tendría que endeudarse más.

La solicitud del concurso de acreedores puede ser:

  • Voluntaria. Cuando se hace directamente por el deudor (tanto persona física como jurídica). Si un empresario conoce la situación de insolvencia de su empresa, deberá solicitar el concurso de acreedores en el plazo de dos meses. Si no lo hace, se le podrá imponer una multa y podría ser considerado un delito.
  • Forzosa. En este caso es un acreedor o un socio de la empresa quien solicita el concurso de acreedores.

¿Qué documentación se debe presentar?

La solicitud de una declaración de concurso de una empresa debe presentarse en el Juzgado Mercantil por escrito y se deberá aportar la siguiente documentación:

  • Declaración de la legitimación para presentar el concurso.
  • Memoria económica del deudor.
  • Inventario de bienes y derechos.
  • Lista de acreedores.

Si el juzgado aprueba el concurso se publica en el BOE y desde ese momento los acreedores pueden informar al juzgado sobre la deuda que la empresa tiene con ellos. A continuación, el juez decide qué deudas entran en el proceso de concurso y nombra a un administrador concursal que negociará con los deudores para lograr reducciones o quitas de deudas o aumentar los plazos de pago.

En el caso en que los acreedores estén de acuerdo se firmará un convenio en el que se regularán las condiciones de pago de cada deuda.

En cualquier caso, es importante que busques asesoramiento en el caso en que consideres que te encuentras en una situación de insolvencia actual o inminente. Si necesitas ayuda, no dudes en contactar conmigo.

Legal por Naturaleza:

Soluciones legales a nivel nacional e internacional.