ENTRADA

Las empresas atraviesan por muchos momentos a lo largo de su existencia, hay momentos buenos en los que los ingresos crecen y otros malos en los que, debido a las circunstancias económicas o a otros aspectos, la empresa no va bien. En este post quiero hablar de los casos de insolvencia de una empresa y de cómo se puede actuar cuando surgen problemas que afectan a la liquidez del negocio.

Lo primero que debes hacer: saber detectar la insolvencia

Para saber si existe una insolvencia en tu empresa debes analizar una serie de aspectos:

  • Tus ingresos recurrentes se han reducido
  • Se van a producir cambios en la normativa del sector que afectan a tu negocio
  • Varios socios o empleados abandonan el proyecto
  • La empresa incumple sus obligaciones
  • La financiación ajena se concentra en una única entidad
  • El stock de productos crece y no se vende
  • La rentabilidad económica de la empresa se reduce

Es importante que estudies todos estos aspectos y determines si se trata de una insolvencia (no puedes cumplir tus compromisos de pago) o de una situación puntual de dificultades económicas de la empresa.

Acciones que debes realizar ante la insolvencia de una empresa

Una vez que has determinado si tu empresa está en una situación de insolvencia podrás realizar varias acciones:

  • Actúa con rapidez. Es fundamental que no dejes pasar mucho tiempo para actuar puesto que, en caso contrario, se podría generar una responsabilidad en relación a la gestión de la empresa.
  • Elabora un plan de viabilidad. Con este plan deberás determinar si la empresa es o no viable de cara al futuro.
  • Negocia. Ante la insolvencia tendrás que negociar con bancos, proveedores y trabajadores para fijar calendarios de pago, quitas de deudas y aplazamientos. También tendrás que hablar con la Agencia Tributaria para ver en qué condiciones puedes aplazar los impuestos a pagar.
  • Estudia la posibilidad de alcanzar acuerdos extrajudiciales. Existen dos procedimientos extrajudiciales que se pueden aplicar en caso de insolvencia:
    • Acuerdos de refinanciación. En este caso existe una protección frete a acciones de rescisión y los acuerdos tienen efectos sobre todos los acreedores de pasivos financieros.
    • Acuerdos extrajudiciales de pago. Las personas físicas y las pymes llegan a un acuerdo con sus acreedores para evitar el concurso de acreedores.
  • Si no hay otra posibilidad, solicita el concurso de acreedores. El concurso de acreedores tiene la finalidad de hacer que la empresa sea de nuevo viable y, si no es posible, se optará por su liquidación mediante la venta del negocio o de parte del mismo.
  • Recuerda que el concurso de acreedores conlleva unos gastos. Para solicitar el concurso de acreedores vas a necesitar la ayuda de un abogado y de un procurador a los que tendrás que pagar sus honorarios. Esto lo debes tener previsto antes de solicitarlo.

En definitiva, se trata de ser precavido, actuar con rapidez ante una insolvencia y evitar que el problema se agrave y pueden surgir responsabilidades de los administradores.

Si tu empresa se encuentra en una situación de insolvencia y no sabes cómo actuar, no dudes en contactar conmigo para resolver todas tus dudas.

 

Compartir...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Legal por Naturaleza:

Soluciones legales a nivel nacional e internacional.

error: Content is protected !!