ENTRADA

Comparte en la red...
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin

Solemos pensar que recibir una herencia es una suerte, pero es algo con lo que hay que tener precaución y tomar una serie de medidas para decidir correctamente si aceptar o renunciar a la herencia. En este post te cuento los consejos que puedes seguir y qué debes hacer para elegir.

Las personas que van a recibir una herencia en función de lo establecido en el testamento de la persona fallecida tienen la opción de aceptarla o rechazarla.

¿Qué son la aceptación de la herencia y la renuncia?

La aceptación de la herencia es un acto por el cual una persona llamada a heredar manifiesta libremente su voluntad de aceptarla. Se trata de un acto individual para el que no es precisa la participación de los demás herederos.

Desde el momento en que se acepta la herencia, la persona que lo hace se convierte en heredero pero no en titular de los bienes, ya que se tiene que realizar la partición.

La renuncia a la herencia, por su parte, supone que el heredero manifiesta su voluntad de no recibir los bienes que se le han asignado por testamento.

¿Qué debes considerar antes de aceptar o repudiar una herencia?

Ya sabes lo que significa aceptar o repudiar una herencia, ahora te voy a dar algunos consejos para saber qué decidir:

  • Analiza las deudas de la herencia. Es importante que veas qué deudas existen porque como heredero, lo eres tanto de los derechos y bienes, como de las obligaciones.
  • Consulta qué impuestos vas a tener que pagar. Por lo general, vas a tener que pagar el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, la Plusvalía Municipal y el IRPF según la ganancia patrimonial que exista.
  • Ten cuidado con cómo actúas en relación al patrimonio heredado. Es importante que no realices actos sobre el patrimonio heredado que puedan suponer una aceptación tácita: vender bienes heredados, pagar deudas de la herencia o, en general, hacer gestiones sobre los bienes de la herencia.
  • Recuerda que puedes aceptar a beneficio de inventario. Esto quiere decir que las deudas se pagan con el patrimonio hereditario, de manera que no afectan a tu patrimonio personal.
  • Considera que tanto la renuncia como la aceptación son irreversibles. Es decir, una vez hechas no se puede dar vuelta atrás.
  • No puedes aceptar parcialmente. Por lo tanto, no puedes aceptar los bienes y derechos y no aceptar las deudas, debe ser una aceptación total.
  • Estudia los efectos en el resto de los herederos. Tanto si aceptas como si renuncias a la herencia, tu decisión afecta al resto de los herederos, por lo que es importante que analices qué efectos habrá.

En definitiva, aceptar o renunciar a una herencia requiere un tiempo de deliberación y análisis de la información para cotejar si es beneficioso aceptar la herencia o puede ser perjudicial. Es aconsejable solicitar la ayuda de un abogado especializado en herencias que te asesore sobre lo que hacer y cómo hacerlo.

Legal por Naturaleza:

Soluciones legales a nivel nacional e internacional.

error: Content is protected !!